LETANÍA DEL DESTERRADO EN DO MAYOR DE TRISTEZA

(1ERA PARTE: CADÁVER EXQUISITO JUAN CARRASCO – SUSAN URICH)

Sucede que me vendo en las esquinas de tu calle

y me anudo un pedazo de niebla al cuello

que atrae los rocíos incandescentes a mis pies

y me lame con su lengua de nube

con su mano de coral que me perfora en amarillo

y bermellón de estrella

mientras aumento los días anexos que se suceden en tu calle fría

y guardadora de gentes y trastos y sexo

mientras colecciono las piedras que otros olvidan en las esquinas

las escojo con los ojos cerrados las miro y de alguna forma que no puedo explicar

germinan por dentro

se asientan al fondo de los huesos

quedo gris como las piedras

grandes grandiosas fragmentadas como yo

fragmento único del cosmos ingenuo y sopesador

que hurga mis bolsillos cada reflejo que me devuelven los árboles

en esas mañanas de otoño triste y de hojas resecas

que se abandonan al aire cuando éste decide venir vorágine en mano a buscarlas

a este Hades desértico y arenoso que es la sensación de estar vivo

que se caigan los papeles de la mesa y sólo quede el poema desnudo

pariendo estrellas en el aire respirado por mis pulmones

y en esta calle donde ya me he vendido muchas veces

(2DA PARTE)

y sucede que estoy como canto sin voz

enumerando la simiente de las piedras

narrando mi vida en un yo azul ultramar

simplemente infortunio y gozoso pudor

y vuelvo a caer en el sueño profundo

del amor diminutivo de bastarda insignificancia

¡que no conmueva yo las mentes

para desarraigarme de los corazones inútiles

y de un Dios taciturno que espera comer

mis pensamientos en el tan mentado Juicio aquel!

¡MORIAR! QUIS MECUM NEGAT?

los verbos han enrraizado fuerte en la palidez

de la frente de cielo fuego hermoso inerte

cada vez más oscurece el fango y la saliva

y la lengua se adormece literal

y se mencionan salmos y se salmodian

sexos y se erigen dioses nuevos de comedia

y espanto

y viven

y son vividos

y desayunan en la grama

caen muertos desgracia calamidad

noté yo que orbitaban en mí los deseos

y la comedia febril volvió a reptar por mis huesos

pero al final sucede que

y no sucedo         sucede

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s