CARNOCIOSIDADES (poemario)

Horroris Causa Nro. 1

"Horroris Causa Nro. 1", 120 x 100. Técnica mixta sobre tela. Autor: Juan M. Carrasco D.

Querida mía, si fuera posible que el Destino

disponer nos dejase el triste plan del mundo,

querríamos sin duda reducirlo a pedazos

para hacerlo de nuevo según nuestros deseos.

Rubaiyat, 230

 

Dios sabrá de qué barro me amasó.

Rubaiyat 223, v. 2

 

OMAR KHAYYAM

 

 

VOY

Voy pero no avanzo nada en esto de encerrar la realidad

[en papel

porque el fracaso me llega en forma de rayo translúcido

y a la vuelta de la esquina me doy cuenta que en realidad

[estoy más solo que antes.

Voy llegando a la brevedad del instante único y real

[y me ataca la molicie

doy vueltas en la cama desgastada y no avanzo

[nada en el sueño

me embriago lentamente en la saliva del tiempo.

Qué cosas tiene la muerte esa

las de andar detrás de los estúpidos

yendo de un lado a otro como péndulo que va royendo

rasgando la vida

mientras sigo dando vueltas

dolientes de todo ánimo.

Jamás pensé que me tocaría a mí

me creía inmortal como un dios griego

pero no es así

he allí la verdad de mi estupidez

por eso es que voy derecho a ese carnaval

[de huesos polvorientos

al kymeterion

a la otra cama donde estaré dando vueltas

[por los siglos de los siglos

hasta que a algún cura estrafalario

[del futuro se le ocurra mudar

los polvos humánicos que de nosotros queden

para continuar esta ronda y la siguiente.

 

VOY II

la siguiente vez que me vea al espejo me diré que soy

una roca rodante

que soy como la roca de Ixión

porque voy atravesándolo todo                      soy bala desafiante

voy a donde nadie más puede ir               y me retiro al infinito.

 

TOMARÉ UN PINCEL Y TRAZARÉ

LA CABELLERA DE UNA MUJER

Tomaré un pincel y trazaré la cabellera de una mujer

como la melena de un cometa

para que los astros chispeantes se resbalen bajo sus ondas

[color castaño

y oscilen entre el polvo cósmico y su alma

como los trozos puros de un mármol reluciente

[arrancado de la tierra.

Me negaré a beber de la historia como quien deshecha el agua

[en un desierto

y dejaré que mi mano corra frágil sobre el soporte pálido

para matar la soledad del blanco con colores estrellados.

 

CÁNTIGA

Los poetas somos seres humeantes y rechonchos

[que andamos gozando

de la vida

y nadie nos toma en serio esa presunción

[la de vivir poetizando

escribiéndolo todo en las servilletas de una taberna

haciendo apuntes en las camas impías

violando a ratos

[las sacrosantas leyes de la gramática

somos y seremos los seres más enfocados de este universo

aunque nadie se coma ese cuento gastado y roído

 

HOY NO RENACÍ POETA

hoy no renací poeta

se me olvidó pagar la renta de la indigencia

tuve ocio de más este mes

sentado en cuclillas

parezco un Buda fracasado

 

CUESTIONES

ya basta de hablar del poeta

por qué no del pintor

total

al imaginista ese se le vienen mejor las ideas

la diferencia consiste en el soporte

suave papel en blanco                        rústico liencillo preparado

poeta y pintor son lo mismo

no hace falta explicarlo

la imagen habla                                     los versos pintan

 

ILUMINACIÓN

la poesía me pesa en la espalda

el poema sofoca mis pulmones

el verso ara mi piel

la palabra se siembra

nazco

 

VENDAVAL

Por un instante los rostros fueron un solo silencio

en el seno de los cuerpos brotó la palabra Belleza

y Amor y Locura y Sintaxis y Verbo

Clepsidra y los Domingos Santos

y el trueno que vive y la gramática elemental

Daphne corriendo a través de los erizados bosques

perros en la noche y sus ladridos

ropas henchidas de pasión en la acera

juramentos florecidos                              locos poetas

camaradas

apuremos los cálamos                           a resarcir

[la rajadura de los cielos

que se nos caen                                        que se nos vienen

[encima

seamos.

 

JUSTO JUEZ

revisa mis entrañas

y repártelas entre los pobres

que no quede nada por dentro de

los costillares

y mis billetes

rómpelos

y estos poemas                     difiérelos a otros juicios

que canten ya solos

que se defiendan

yo seré carne seca

y hueso tenue

 

DESVELO

quién oirá mi voz

y mis absurdos versos en las tardes

quién lamentará mi partida

al suburbio de los acostados

en la profundidad de los tiempos

pisoteado

con la energía gastada y maltrecha

que se me permitió tener en esta vida

 

SOMOS TAN NIMIOS COMO POETAS

somos tan nimios como poetas

del cosmos    y    los bares

(terrenal vestigio)

curdidad                            tormento y placer arrugado

somos tan nimios como poetas

somos tan curdos

poetizamos bien

 

ELEGÍA TRASNOCHADA

aquí

adormecido entre los brazos de la oscuridad

presiento las graves ondas

de tu mal-querer

tu des-querer

cómo sonrío terso y mudo

como quien reposa en un ataúd

muerto de risa se me chorrea la saliva

comisura abajo

rueda                            rueda

gota espumosa

lleva mi risa a otras bocas

contágialas

que mueran de llanto y sin parar

 

PRESAGIO

seré una excusa para las piedras

que serán arrojadas a mi humanidad y mi pensamiento

seré pisoteado entre brasas y azafrán

entre ponzoñas y demencias

lamento decir que así serán las cosas

camaradas

por que de otra forma no conseguiré

esta locura                                    fugaz

 

FRENTE AL ESPEJO

manifiesto gráfico de la soledad

amada                                         cuasi perfecta

inmutable

sexo desprovisto de sensaciones

animadversión al yo                 al tú

al quién sabe

 

NOCTURNO CON POETA MALDITO

Bebimos el sorbo de nuestras tazas

y miramos la sonrisa de esa luna,

sonrisa plata que observa

en clave de ironía entre las nubes.

¿Quién te alcanzó la piel de fruta muerta?

¿Quién los pezones de estrella?

No arrancaré más los poemas de tu boca,

te señalaré con el dedo de la indecencia,

tus vestiduras las rasgaré veloz,

y adormecido insistiré en la enajenación

[que me ofrezca el papel

y un cálamo triste…

¿Qué se dirá de mí en lo insondable?

¡Maldito seas, poeta!

 

ELEGÍA TRISTE

trajinando los modelos caminando las calles del olvido

triste me cobijan las gotas del llanto maligno de un ángel

por mí nadie sintió compasión en el fondo de los muladares

son frías estas ansias de vivir

llevo los pies revestidos de piel                   esa piel

y el barro agudo metido en la vena

[que atraviesa de largo mi muslo

sigo en esta vía de vidas grises              sigue llorando ese ángel

sus lágrimas enfrentan amoríos

con los postes

los cables

las lámparas que sonríen su luz

y parecieran alegrarse con mis penas

antes solía ser torre

a mi base atracaban severos barcos sensuales

blasonaban allí fehacientes sus mitos

y acudían miles de aromas

uno se quedó ayer en el puerto

alisté mis cañones y lo elevé

(35 mil pies de altura)

para luego dejarlo caer en el Orco vecino de mis penas

 

REGRESO

me cansé de pisar

atado de huesos sintientes

los mismos barros

los mismos clavos de tu cruz                        poeta

siendo así que algunas veces temí ser

[el demonio de los pobres

cuando perduraron en el aire las extensiones de mi efluvio

creí ser por un momento el insecto

que se comió la triste mirada de Kafka

realmente fue aquella vez que me fui

por los despeñaderos para meditar mi vuelta

a este lugar de llamas

donde la fiesta de los milenios hierve como la canícula

supe por un momento a dónde debía ir

pero decidí quedarme solo

pensando un segundo regreso a este infierno

donde la vida es sólo el recuerdo de un demonio

que medita solitario en un despeñadero

 

IDÓLATRA

Excomulgado soy

de los campos fugitivo

una santa inquisición me persiguió

en mis remansos

mis imaginarios desiertos

selvas secas

en mis piernas que sudaron

al correr en pos del demiurgo.

Por eso la noche vistió esos campos

semejando el cráneo desnudo de un dios milenario.

 

VULNERABLE

los perros sonríen dentadura gris con señas verdes

empiezo a sentir que me destrozan la carne

reviso mis entrañas

mientras la lluvia golpea el adusto techo de mi casa

las murallas mis murallas están tan débiles

me apartan de ese mundo que se moja oscuro

nulo

llueve más fuerte

empiezo a sentir piedad por las hormigas

dentro de mí una ciudad de lujuria en llamas azules

un templo

mi dios

yo

 

CARNOCIOSIDADES

¿QUIÉN NO ADVIRTIÓ QUE ESTE CIELO era sólo una fosa

[de huesos

y un ataúd la tierra que pisamos?

en las noches se muere con el peso del mundo,

este peso inmenso que arrastran los vientos

juglares de tierras lejanas.

Acumulo ciertamente las ociosidades de la carne y de una vida

apesadumbrada elevadas a la décima potencia,

entonces me acuesto a despertar en mis sueños,

fijo mi mirada en los olores de ultratumba

que se parecen a los míos,

mientras mis entrañas hierven en alcohol

junto a un montón de fotografías

en blanco y negro y sepia:

son mis recuerdos que se hallan apretujados

en esta masa corpórea de informes desfiguras figurables.

Arrastrando un pentélico bloque de flojeras desatinadas,

hermoseadas, quijotescas, remediadas,

modelo a ratos un nuevo cuerpo que me sirva

en el andar de este inhóspito sitio de barbarie;

yo no resistí el revestimiento de las religiones

para creerme creyente de creyentes,

ni mucho menos supuse la divinidad de las mariposas

cuando rodean una charca en medio de una destrozada calle,

porque decidí no hacerme puente

entre los conceptos mundanos de la hipocresía,

sentado en un bar

llorando las insensateces

más profundas de este piélago

que llamamos vida, corazón y muerte.

 

PROMETEO DESENCADENADO

Opiné sobre los depositarios de la bilis del mundo

y fui injuriado en las cruces del calvario-cadáver

huí de ellos portador del fuego que robé a los hombres

ya no podía estar entre las bestias abatidas

suburbio catastrófico catecúmenas prácticas retiro

de mi moral avejentada y escucho con atención el canto

singular de los perdidos en el mar

mis cárceles estuvieron en un pasado

[inundadas de huesos dinosáuricos

y eran simiente

y perjurios

y sangre

y borrachera infinitamente residual

nada sobre nada

vanidad

por un momento de estos

regañado en el aire

estuve discordante

sonando iluso hueso cabizbeante cartapacio

al arrimo de las deidades.

 

CAMINANTE (visión de Buda)

partir al mundo

-pero partir de verdad-

partir como inglés dhármico

recogiendo en desvergonzada mochila

el sufrimiento

y decir al que dejas

“lo recojo

lo hago mío

nada más

no lo dejo aquí para ti

aunque me llames

egoísta

un maldito egoísta

búdico espantapájaros

amigo de Mara

espejo falso de Siddharta”

 

CERTEZA

y tuvo la certeza

de adivinar mis carnes

juicios desengañados

las soeces protuberancias verbales

son un racimo florecido

del azahar de mis días

y su olor

 

PRONUNCIAMIENTO

soy el amante de las pieles indránicas

un sexodependiente

eso y nada más

 

SED OROPELES CABALLOS DE LEIPIZIG

sed

oropeles

caballos de Leipizig

monederos franceses

tigres de Armenia

césares y dominios del eterno

pude amar tus frutos caribes

pero nada           ni nadie

 

DESEO

vi su figura

a través de las botellas vacías

y la comedia febril reptó por mis huesos

otra vez

 

Juan Carrasco, 2010 – 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s